Get Adobe Flash player

Estudiar, todo un desafio

Share

 

Un nuevo curso ha empezado. Esta noticia, que de por sí debería ser motivo de alegría y la nueva oportunidad de formarse y adquirir conocimiento para los millones de universitarios españoles, ha dado un vuelco en estos últimos años. Y es que parece ser que el gobierno traidor del Partido Popular ha decidido que un joven español no tiene el derecho de formarse en una de nuestras universidades si no dispone de los (cada vez más altos) recursos económicos necesarios para hacer frente a los gastos que conlleva la universidad. Y no estoy hablando de datos macroeconómicos que suenan muy mal en los telediarios pero no alcanzamos a comprender demasiado bien cómo nos afectan en nuestra cotidianeidad, estoy hablando de que en las universidades madrileñas ha subido el precio de la matrícula en 200 euros del curso 2012-13 al 2013-14. Llegando así a la friolera de 1.627 euros. Y eso en los casos de los alumnos que hayan aprobado todo. Si por cualquier desventura el alumno ha suspendido algunas asignaturas, podrá observar cómo se duplica o triplica el precio de la matrícula, lo que me parece escupir en la cara de aquellos estudiantes que por necesidad se vean obligados a compaginar sus estudios con un trabajo. Trabajos que, por otra parte, son cada vez más precarios y peor remunerados, ante los cuales hay que competir con cientos de miles de inmigrantes que en Madrid hacen el papel de mano de obra barata, para gozo de gobiernos liberales y grandes empresarios. Pero este es otro tema.

Es imposible hablar de las dificultades económicas que supone estudiar en una universidad española sin tratar el tema de las becas. Hasta el curso pasado, existía la posibilidad de acceder a alguno de los diversos tipos de becas que se nos ofrecían a los estudiantes por parte de las diferentes instituciones. Enumerando sólo las más significativas que nos ofrecía el Estado central, contábamos con las becas de movilidad (por si vives lejos de tu centro de estudios), la beca del MEC (Ministerio de Educación), las becas SÉNECA y las ERASMUS. Pues me dispongo a hacer un desglose de cómo en el transcurso de un verano el narizota de Wert y su panda de asesinos de la juventud han desmantelado el sistema de becas español, haciendo mucho más difícil estudiar dignamente en nuestra patria:

Para empezar, decir que me parece correcto exigir un rendimiento mínimo a los alumnos a cambio de las ayudas económicas, pero creo que es suficiente la exigencia de haberlo aprobado todo para poder recibir beca. Sin embargo, este curso, para optar a la beca del MEC, si eres de letras como yo, tendrás que haber alcanzado una nota media del 6’5 para, ¡ojo!, simplemente optar a una ayuda. Y ni una suspensa por supuesto, porque como he dicho antes, cada asignatura suspendida hará duplicarse el precio de la matrícula lo que, junto a la pérdida del derecho de beca, obliga (y esto está pasando cada día en nuestras universidades) a muchos estudiantes a dejar sus carreras.

Por otro lado tenemos las becas SÉNECA, que llevan el nombre del gran escritor y pensador hispánico de la antigüedad, quien empalidecería de vergüenza al ver lo que están haciendo con su nombre. Y es que, dichas becas, que para quien no lo sepa permitían a un estudiante trasladarse para estudiar un año de su carrera en otra universidad española, han desaparecido. Así, sin más, ni recortes ni nada, para qué, becas fuera y si te he visto no me acuerdo. Séneca ha vuelto a morir en el 2013.

Y, finalmente, el súmmum: las becas ERASMUS. Esas becas que te permitían ir a estudiar a algún otro país de nuestra amada Europa, durante medio curso o un curso entero, y para la cual se llegó a dar (en los tiempos del falso crecimiento económico), una ayuda de 800€ al mes para el estudiante que estaba en el extranjero. Pero las becas que te permitían viajar, conociendo la lengua y la cultura de una nación hermana (tan importantes hoy en día como antaño) no se han salvado ni de lejos de la gigantesca tijera recortadora de este gobierno ultra liberal. La cosa va así, si no has recibido ninguna beca el curso anterior al ERASMUS, la ayuda para vivir en el extranjero durante esos meses asciende a 150€/mes!!!!! Han leído bien, no me he olvidado ningún cero. Pero no se preocupen, que si el curso anterior a irse de ERASMUS les han concedido la beca del MEC, la cifra asciende a 250€/mes. (Por Dios, ¿qué hacer con tantísimo dinero?). Me gustaría pedirle al señor Wert que intente vivir 5 meses en Noruega, Alemania o Francia con 250€ al mes. Bueno, quizás en el país en el que los cafés valen 80 céntimos se podría, pero yo aún no lo he encontrado.

Así que de nuevo nos encontramos con que si quieres estudiar y alcanzar el nivel que se nos exige en esta sociedad tan competitiva del s.XXI, o eres rico, o te jodes.

Joven español, si estás harto de que cada vez te pongan más trabas para estudiar y formarte, si estás harto de que se considere la educación como un gasto y no como una inversión, si estás harto de que los jóvenes seamos ciudadanos de 2ª clase… ¡No te resignes, levanta la cabeza y lucha con nosotros! ¡AFÍLIATE A LAS JUVENTUDES DE DEMOCRACIA NACIONAL!