Get Adobe Flash player

Carta abierta a Esperanza Aguirre

Share

No se le ocurre nada mejor a Esperanza Aguirre para defender Eurovegas que decir que "ir al casino no será obligatorio". Faltaría más. Al igual que no lo es abortar, lo que no exime de que sea un delito, sino legal, moral.

Por qué no cuentas también, Esperanza, que tampoco será obligatorio contratar a trabajadores españoles, porque tu gobierno ya se ha bajado los pantalones para facilitar y agilizar los permisos de trabajo a extranjeros. Eurovegas será un coladero de trabajos basura, temporales, a tiempo parcial y mal pagado. Justo lo que necesitamos.

Por qué no cuentas también, Esperanza, que o podrán instalarse las empresas de hostelería española, porque el judío Adelson ya las ha vetado para poder promover las suyas propias. Valiente ayuda a los hosteleros españoles.

Y por qué no cuentas, Esperanza, el cambio en la fiscalidad para estas empresas que a partir de la creación de Eurovegas pasará de ser de un 45% a un 10%. ¿Para cuándo una rebaja fiscal de tal calibre para esos pequeños empresarios que día tras día se ven obligados a cerrar sus negocios por la insostenible presión fiscal? ¿O aún mejor, por qué no haces posible que pagar impuestos, al igual que abortar o ir al casino, “no sea obligatorio”?

Y vendrá gente de todo el mundo, sí, más personas al negocio del ocio y del turismo, del juego y de la prostitución cuyos principales beneficiarios serán INVERSORES EXTRANJEROS. Sí señora, a eso se le llama diversificar los recursos.

España NECESITA industria. España necesita salvar sus astilleros. España necesita librarse del yugo de la UE para recuperar su flota pesquera y su agricultura. España necesita la creación de puestos de trabajo honrados y productivos que creen riqueza partiendo de nuestro más preciado recurso natural: EL TRABAJADOR ESPAÑOL.

España NO NECESITA más turismo que, por cierto, cada día es de peor calidad, más barato y más inmoral, sólo hay que ver los pueblos de nuestra costa mediterránea invadidas literalmente por estudiantes borrachos haciendo "balconing". ¡Menuda imagen turística a la que ahora se viene a sumar un macrocasino!

Desde luego, lo que parece que no es obligatorio y debería serlo es ser político y tener dos dedos de frente. O dos dedos de honradez. Usted decide de qué carece.