Get Adobe Flash player

Tu manta es nuestro pan

Share

 

El pasado 19 de Agosto un pequeño grupo que se contaba por decenas, se manifestó en Madrid produciendo altercados y cortes de tráfico, molestias a la ciudadanía en general, bajo la consigna La manta es nuestro pan. Este mantra que repetían los manifestantes realmente alentaba y jaleaba los disturbios que este verano se convirtieron en eso que ahora los modernillos llaman trending topic, que para los profanos en la jerga de los nuevas tecnologías significa que está en el foco de atención general en las redes sociales. Y la proclama de estos manifestantes no tenía otro motivo que señalar y culpabilizar a las fuerzas de orden publico, acusándoles sin fundamento de un horrible crimen, de un asesinato.

Como todos ya sabéis, los miembros de la policía autonómica de Cataluña (Mossos), en cumplimiento de sus funciones intervinieron en un piso, con sus correspondientes permisos judiciales, para detener la actividad de una banda criminal que se lucraba con la venta ilegal de productos protegidos por derechos de propiedad intelectual, causando un grave daño a no solo a los autores y a macro industrias como Sony ó similares, sino a los comerciantes locales que han acabado desestimando vías de negocio como la venta de este tipo de productos originales. Estas bandas criminales organizadas, son desde su raíz y origen perjudiciales para todo lo que podamos entender como negocios legítimos, porque siempre en todo momento se centran en ventas de productos ilegales, copias, falsificaciones y en muchos casos elaborados en calidades que no solamente no cumplen las normativas que a cualquier negocio legitimo se le exigen, sino que en múltiples casos  han sido causa de lesiones a los incautos que los han adquirido.

Durante la intervención, uno de los mafiosos en un intento de fuga se precipitó al vacío provocando su muerte. Otro de los mafiosos que le acompañaban acusó falsamente a los agentes de asesinato sin aportar prueba alguna y con una falsa acusación como mas tarde se demostró.

Hasta aquí todo parece normal, y nadie duda de una intervención policial ante criminales organizados de esta calaña. Todos (o casi todos) lamentamos la perdida de la vida de este criminal, con una sanción habría pagado su crimen nadie entiende una fuga mortal como esta. ¿Quién sabrá lo que realmente temía este criminal?

Pero algo de lo que no he hablado hasta el momento, aunque muchos ya lo sabéis, es que el criminal era negro. Si eso cambió por completo los acontecimientos. Inmediatamente toda la comunidad senegalesa de Salou, criminales como el fallecido la gran mayoría de ellos, invocaron el escudo cómodo que al llegar a Europa han aprendido muy bien a utilizar, el escudo del racismo.

Este escudo les funciona muy bien, demostrado está que parapetados con esta defensa, consiguieron provocar gravísimos disturbios, a los que se sumaron otros delincuentes como ellos en distintas poblaciones de nuestra geografía y donde pudimos ver en los medios como ellos atacaban a los agentes de policía y a cualquier ciudadano que no fuese de su raza, sin que esto provocase ninguna detención ni sanción.

Contando además con el incondicional apoyo de los grupúsculos que les jaleaban, como los mencionados de la manifestación de Madrid, cuyo objetivo real es la anarquía y deslegitimizar a los cuerpos de seguridad.

Incluso cuando quedó demostrado que el testigo que había acusado a los Mossos de asesinato, declaró que no había visto nada, que lo había supuesto y/o inventado, nadie rectificó ni se disculpo ante los agentes acusados de uno de los mas viles delitos de los que se puede acusar a un hombre de bien. Les habían señalado como asesinos.

Este escudo que les protegió entonces, les sigue protegiendo de todo lo que se pueda ser motivo para llamarles su atención y su parasitario modus operandi. Un escudo infranqueable que protege su estilo de vida al margen de la ley y mas aún, les permite un racismo anti-blanco por el que los ciudadanos de bien son castigados si protestan ante sus atropellos: “si no les das un cigarro eres un racista, aunque el motivo sea económico”, “si estás en contra de las copias piratas eres un racista, aunque te guste disfrutar de tu home cinema”, “si te opones a la falsificación de las firmas eres un racista, aunque te gusten los productos exclusivos de alta calidad”, “si no les compras una pulsera eres un racista, aunque el motivo sea que esta es espantosa”,…..

Mientras tanto los comerciantes sufren y se desesperan, ¿cómo podrán vender refrescos las tiendas de los paseos marítimos, si están llenas de lateros que pueden vender mas barato al no tener que pagar alquileres, impuestos ó seguros?, quien dice refrescos dice artículos de marroquinería, ropa y artículos deportivos que falsifican a la perfección a las grandes marcas a precios infames,….

Sin embargo nosotros somos los racistas. Nosotros, los que sufrimos sus agresiones y pagamos su modo de vida somos los racistas, los que mandamos barcos a que no mueran ahogados somos los racistas, los que les abrimos puertas de albergues y les damos de comer somos los racistas, los que les contratamos para la recogida somos los racistas……

BASTA YA!!! TU MANTA ES NUESTRO PAN.