Get Adobe Flash player

Los “culturetas”

Share

 

Me río a carcajadas cada vez que observo grafitis que rezan “El fascismo se cura leyendo”, normalmente escritos con faltas ortográficas que provocan vergüenza ajena, que contribuyen a que el lector se haga idea de cuán grande es la ignorancia del grafitero, sólo comparable al desmesurado borreguismo de su mensaje. Ignorancia que podría curar no sólo leyendo, que es lo único que curan los libros, sino también creándose una disciplina para adquirir conocimiento y estudiar los acontecimientos pasados, sus causas y sus consecuencias. Para tal fin, es primordial definir qué es cultura (arte, ciencia e historia...) y qué no lo es. Pues ésta será la primordial pauta para no convertirse en un “cultureta de Lavapiés”.

En esos barrios donde se leen este tipo de grafitis se sufre la llegada masiva de inmigrantes ilegales no europeos, que en su gran mayoría carecen de estudios básicos y de talento alguno, que una vez reagrupados en sus comunidades en un vago intento de recrear sus tradiciones, nos venden cánticos y artesanías que se asemejan a bramidos y cachivaches de pésima calidad. Esta y no otra es la aportación multicultural que nos ofrecen, cuyo consumo no nos enriquece en absoluto y que no pasan de objetos decorativos cutres, puesto que el concepto artístico les queda demasiado grande.

Es bien triste que este gobierno traidor de principio a fin, pretenda que nos traguemos la “empanada multicultural”, pero más triste es ver cómo los pobres ignorantes que asienten con la cabeza al leer las mamarrachadas de esos grafitis, se emborrachan de multiculturalismo y se les llena el corazón de conceptos solidarios cuando consumen esa subcultura ponzoñosa, porque no es algo que les aporte a estos artesanos un modo de vida digno, sino más bien un pretexto envenenado para justificar una labor con el fin de engañar y robar, beneficiándose de ayudas que a nuestro pueblo le hacen falta.